María Reyes

 

Marcada con el número 602 en la esquina de la 5 Oriente y la 6 Sur o la calle de Los Sapos, tapizada de azulejos amarillos y azules con puertas de madera desgastada, continúa vigente la famosa cantina poblana “La Pasita”, la cuál le debe su nombre a la icónica bebida creada por don Emilio Contreras Aicardi.

 

Actualmente la opera su hijo Emilio Contreras, quien a sus 86 años de edad sigue de pie tras una barra sirviendo cualquiera de sus 22 variedades de licores en “caballitos” o copas de 30 pesos cada uno.

 

Además de su legendario licor de uva de pasa que suele acompañarse con queso de cabra, “La Pasita” cuenta con bebidas como La Sangre de BrujaEl CalambreEl FantasmaChina PoblanaCharro con Espuelas y la más fuerte de todas Sangre de Diablo con Cuernos Retorcidos. Esta última coloquialmente se conoce como “De Cuadras”, pues bastaba con decirle al cantinero el número de calles que querían recorrerse para después caer inconsciente.

 

Don Emilio Contreras cuenta en exclusiva para La Opinión Diario de la Mañana, que su padre nunca le reveló la receta para crear tan peligrosa bebida, sin embargo con el paso del tiempo ha logrado inventar nuevos sabores sin rebasar los 20 grados de alcohol permitido en cada uno de sus licores.

 

Este histórico lugar además de caracterizarse por su pintoresca fachada, su amplia colección de figuritas de todo el mundo, sus fotografías antiguas y sus bebidas, también es legendario por provocar los desafíos más mortales que todo ser humano pueda experimentar.

 

El actual dueño de “La Pasita” comentó que siempre existió el reto para ingerir 100 pasitas y quién lo hiciera ganaba 100 mil pesos y los gastos funerarios. La leyenda la originó “El Peterete”, un hombre que logró cumplir el desafío en 1920 y cuya memoria permanece escrita en los azulejos del mismo inmueble.

 

Otro valiente fue un español, quien en 1948 logró tomar sólo 93 copas, perdió la conciencia y salió de la cantina en camilla rumbo al Hospital de la Cruz Roja con una fuerte congestión alcohólica, haciendo de este sitio el más atractivo de Puebla.

 

“La Pasita” sigue vigente, los únicos días que sus puertas están cerradas son los martes, el resto de la semana abre de 12:30 horas hasta las 5:30 de la tarde con objetivos principalmente culturales y turísticos, pues ya nadie se anima a desafiar a la gravedad o afectar su hígado con un centenar de copas, además el lugar actualmente solo sirve 5 bebidas por persona como límite.

 

La cantina tiene otro local ubicado en la 3 sur entre las 5 y 7 oriente en el cual atiende la tercera generación de los Contreras en un horario de 3 de la tarde a 9 de la noche con una variedad más extensa.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.