El presidente Andrés Manuel López Obrador respaldó la reforma al Código Penal en Tabasco, porque en la entidad “se estaba abusando, había extorsiones, corrupción y era necesario poner orden”.

 

En su conferencia matutina, planteó que deben aprobarse “las leyes que sean necesarias” para terminar con la corrupción en México.

 

Anticipó que, antes del inicio del periodo de sesiones ordinarias del Congreso de la Unión, enviará una iniciativa de reforma al artículo 28 de la Constitución, para prohibir la condonación de impuestos “y acabar con los abusos” que representaba ese beneficio fiscal.

 

Respecto de la denominada “ley garrote” promovida por el gobernador Adán Augusto López Hernández, surgido de Morena, López Obrador señaló que el motivo principal de la reforma fue para frenar las extorsiones en la entidad.

 

“Desde luego, hay que proteger los derechos de los ciudadanos, no puede afectarse el derecho a disentir, a la manifestación, la libertad en general. Tengo el informe de que no se afectan derechos humanos y no se limitan las libertades de los ciudadanos”, abundó.

 

Sostuvo que si no se penaliza la extorsión, puede ocurrir que se acabe con la corrupción en las altas esferas, pero no abajo.

 

“¿Qué puede pasar en el mediano plazo? Que limpiemos arriba, que no hay corrupción tolerada y me diga un empresario, un comerciante, ‘el Presidente está en la luna, en otro planeta, porque a mí me extorsionan, yo sigo padeciendo de la corrupción’. Es acabar con la corrupción comenzando arriba, para dar el ejemplo”, declaró.

 

Sostuvo que se trata de “ser más enérgicos con los de arriba para dar el ejemplo abajo. Nada de que ‘voy perforar un ducto, voy a sacar gasolina con una toma clandestina porque todos roban, por qué yo no. Si miren cómo viven los políticos, colmados de atenciones y privilegios y yo en la pobreza, no tengo nada’. Que ya no haya esa justificación”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.