Tres mil 180 kilómetros de frontera, 36 millones de connacionales que aportan su fuerza de trabajo en el vecino país y una larga historia compartida, son algunos lazos que nos unen con Estados Unidos. Somos interdependientes y deseamos el entendimiento, por lo que reafirmamos nuestra disposición al diálogo; cumpliremos nuestros compromisos para resolver de manera estructural y conjunta el fenómeno migratorio sin violar derechos humanos, pero nadie puede atentar contra la economía de nuestro país ni establecer desequilibrios que afecten los intereses de nuestra nación.

 

Tales fueron las ideas centrales expresadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador al encabezar el Acto de Unidad en Defensa de la Dignidad de México y en favor de la Amistad con el Pueblo de los Estados Unidos donde se congregaron diversos actores políticos para celebrar también el acuerdo alcanzado por ambos países.

 

“El lunes ya no va a haber aranceles, no va a haber crisis económica o financiera en nuestro país.”

 

En la emblemática ciudad de Tijuana, “donde comienza nuestra patria”, el mandatario realizó un balance de este nuevo episodio de la relación bilateral con nuestro vecino del norte:

 

“Afortunadamente, ayer se impuso la política sobre la confrontación. Y debo reconocer que hubo voluntad para buscar una salida negociada al conflicto de parte del presidente Donald Trump y de sus principales colaboradores. Me consta.”

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.