“Estas medallas fueron por y para México”, son las primeras palabras que dio Ana Zulema Ibáñez a su regreso a territorio nacional, luego de haber hecho historia al ser la primera mujer en ganar dos preseas para el país en un Grand Prix de taekwondo, en la modalidad formas. Lo hizo en pareja e individualmente, y ahora pretende marcar otra página en la Universiada Mundial de Nápoles, Italia, que arranca en dos semanas.

Viernes 7 de junio en Roma, Italia. Ana Zulema subió al tatami lista para hacer su rutina: patada de lado saltando, cuatro consecutivas en el aire, saltó de 720º en combo, secuencia de combate y acrobacia con pateo, a esto le agregó 3 redondillas mortales con pateo además de múltiple acrobacia. Una coreografía de pura intensidad, dinamismo y pasión en 69 segundos; que fue suficiente para impresionar a los jueces y darle la medalla de bronce.

Sábado 8 de junio, mismo lugar. Acompañada de Marco Arroyo volvió a atraer los reflectores con una serie de movimientos sumamente coordinados, sinergia que hizo sonar el nombre de México en el foro italiano y dejar satisfechos a los jueces para otorgarles la segunda posición.

“Sabíamos que nos encontraríamos a países fuertes, pero no nos detuvo, ya que México también es considerado potencia en el poomsae y freestyle. En el área hicimos una actuación inolvidable, eso perdurará en la historia y abrirá camino a las nuevas generaciones”, comentó la taekwondoín Azteca.

De esta forma, Zulema Ibáñez ha vuelto a escribir una página más de los anales históricos del deporte nacional, al conseguir dos medallas en la primera participación de una mexicana en el Grand Prix de taekwondo, en la modalidad formas: una de plata y una de bronce. Éxitos que pretende postergar en una contienda pronta, en el mismo país que la vio brillar el fin de semana pasado.

“Estoy súper contenta de haber hecho historia en este evento. También se me dio la oportunidad de representar a México en mi primera Universiada Mundial que será en Napoli, Italia; así que nuevamente en tres semanas estaré pisando territorio italiano, en donde buscaré llegar hasta lo más alto del pódium”, expresó la deportista UDLAP.

Así que será un mes bastante ajetreado para la taekwondoín Azteca, porque además de ser doble medallista, cumplir con sus clases en la Universidad de las Américas Puebla, volver a tierras italianas en un par de semanas, está preparándose en el Centro de Alto Rendimiento de Monterrey, Nuevo León, para competir en un evento de élite en Perú: los Juegos Panamericanos 2019.

“Viajamos a Nápoles y regresando a Lima para volver a hacer historia, siendo parte del equipo pionero en esta justa deportiva de nuestra modalidad. Serán unas semanas intensas sin duda, sin embargo, me siento preparada y lo seguiré haciendo para afrontar estos retos”, afirmó la estudiante de la UDLAP.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.